martes, 4 de agosto de 2009

UN CUATRITO NOMAS A WOLVERINE

Este es un review que tengo bien atrasado pero no importa. Me repetí “X Men Origins: Wolverine” y la verdad es que quedé muy decepcionado. Es un spin-off de X Men de Brian Singer, pero no acaba de quedar claro que sea una “precuela” porque si bien aparecen los mismos actores interpretando a viejos conocidos (el mismo Wolverine y el Professor Xavier por ejemplo), la relación Sabretooth - Logan echa abajo lo que vimos en la primer film de Singer, donde “Dientes de Sable” fue un personaje al que no se le sacó ningún partido.

Básicamente el film relata los orígenes del personaje, partiendo bien. Eso sí, apreta en un par de minutos lo que leímos en Wolverine The Origin. También vemos cómo adquirió su esqueleto de adamantium y fue transformado en Weapon X (Arma X). Y bueno, a medida que avanza la película, vemos que una vez más los guionistas reinterpretan muchos elementos de los mitos del garras.

Nunca he tenido problemas cuando las adaptaciones se toman licencias, para nada, el problema está cuando se hacen en forma mediocre. El Batman de Nolan, X Men de Singer y otros ejemplos demuestran que se pueden adaptar las cosas con un guión poderoso, a pesar de que algunos fans reclamen porqué Wolverine no uso el traje amarillo o Batman no usó mallas en vez de una armadura o que el Batmobile es muy grande.

Lamentablemente esta primera entrega de X Men Origins no me acabó de convencer por el guión facilista y los clichés tan manoseados que tuvo. El film avanza rápido pero no profundiza en nada. Es una seguidilla de hechos que van explicando porqué en su momento este mutante llamado se transforma en el amnésico Logan, más conocido como Wolverine. Ni hablar del Team X y Deadpool con un desarrollo bien penca. Hasta la amnesia de Wolverine, tiene una explicación forzada para encajarla rápidamente para la “precuela”.

¿Qué cosas salva la película? Algunos cameos – porque no pasan de ser eso - de personajes clásicos como Gambit y un joven Cyclops, las secuencias de acción, Wolverine usando las garras como nunca aunque jamás se vea sangre y, por supuesto, la actuación de Hugh Jackman, que pesar de estar bajo la dirección de gente que hizo la película por cumplir, lleva a cabo un buen trabajo.

La película de Wolverine entretiene, pero no pasa de ser un film del montón. Este mutante da para mucho, se podría haber concentrado en Weapon X de Barry Windsor Smith con un director más capaz y otro gallo hubiera cantado.


3 comentarios:

INFIERNO SILENTE dijo...

y yo que aun no la veo, por lo mismo esperare a que me baje las ganas de sufrir, ya que como dices tu arma X da para muuucho mas

Bicho Azul dijo...

La verdad es que decpeciona... es entretenida y no lo niego, pero le faltó... y mucho

JAVIER dijo...

a veces las garras parecen de plástico. La explicación de la "no muerte" de la mujer,la de porque esta trabajando ella para Arma X,la escena "familia Kent", lo fácil que llega él hasta donde se encuentra la mole y el mutante transportador- y a la vez, Dientes de Sable-, la aparición de "ese" Xavier"
Muy decepcionante.
¿Un cuatro?...bien, más o menos