miércoles, 4 de abril de 2007

FLASH EN EL OLVIDO

Retomamos lo que nos convoca... los cómics. Sin previo aviso, Sticker Design sacó a la calle la historia que seguía a “Flush – Man” Blitz, la que abarcó los números 195 a 200 americanos y que nos trajo de la mano la renovación de Flash Reverso o el temible Zoom. La intención del villano de transformarlo en un héroe que debía enfrentar decisiones de vida y muerte, trajo cola… ni más ni menos la pérdida de los hijos neonatos de Wally y Linda. Tras esto, y gracias al Spectre encarnado por Hal Jordan, West hace que todos olviden que él es Flash. El problema, es que también Wally lo olvida y el héroe “desaparece”.

Esta es la premisa donde parte “Ignition” o “Arranque”, saga que SD sacó a la calle bajo el nombre de “Las Aventuras de Flash”… afortunadamente.


El enfoque gráfico de esta saga no es gratuito. Alberto Dose, sobre el guión de Geoff Johns impone un estilo bastante dark y cargadito a los negros resaltando una etapa notoriamente oscura por la que atraviesa el personaje. Es más. Visualmente parece un cómic de Batman que uno de Flash donde el rojo y amarillo están muy ausentes.

Wally es ahora un mecánico que trabaja por las noches de Keystone City en el taller de la policía junto a dos pintorescos funcionarios. Nadie sabe de Flash y por su turno apenas tiene tiempo de ver y compartir con Linda. Esta, a su vez, culpa a Flash de lo que ocurrió con su embarazo tras lo ocurrido en Blitz.


En tanto, un villano que tiene el modus operandi del Captain Cold está haciendo de las suyas al asesinar a un forense. Es en este intertanto donde Wally comienza a percibir señales de que "es algo más que humano" y regresan a él ciertos recuerdos. Pero a la par de la evolución de Wally, en Keystone City, los asesinatos siguen ocurriendo y, como valor agregado, aparece la ex esposa de cautivo Zoom y parece que con su propia agenda. El punto cúlmine llega con la aparición de mismísimo Batman donde Wally debe enfrentar el hecho que siempre fue, ni más ni menos, Flash, el sucersor de Barry Alllen con el manto del velocista escarlata. Además, la revelación acerca de la verdadera identidad del supuesto Captain Cold se devela sorprendentemente.

En suma, esta miniserie de tres partes en revistas de 48 páginas escrita por Geoff Johns y dibujos de Alberto Dose es un punto interesante en la saga del relámpago humano. Presenta un punto vista particular y diferente donde el tratamiento gráfico es un recurso muy importante para mostrarnos a un Wally West atravesando por un limbo de oscuridad e inseguridad alta tras su decisión de querer hacer que todos olviden que él era Flash. La expresión de los rostros, la narrativa, las luces, las sombras y los colores atípicos de este Keystone nocturno le imprimió una atmósfera atípica si estás acostumbrado al Flash colorido y lleno de relámpagos.

Sin embargo, al final de la jornada oscura, hay luz… y literalmente gracias al sutil cambio de dibujante que ojala veamos impresas en papel en nuestras manos si SD sigue. Pero esa es otra historia.

6 comentarios:

Iñaki dijo...

Buena, Bicho. Temía que hubiese olvidado tus orígenes y no volvieses a reseñar cómics. Todavía espero tu mirada sobre "Crisis Infinita". Saludos.

INFIERNOSILENTE dijo...

me quede sin competar esta historia mmm ojala la termine algun dia

Bicho Azul dijo...

bueno, si SD se va a la cresta, estas revistas seran de coleccion algun dia...

Esteban Pedreros dijo...

Tengo toda esta etapa de Flash y pienso que fue un error de parte de SD el partir por el final de la mejor etapa de Johns en la serie, para mi lo mejor hubiese sido empezar con el flash 170, y llegar hasta Blitz... lo que sigue más adelante a mi al menos no me resultó muy interesante... la guerra de Villanos se preparó por mucho tiempo y fue para mi una gran decepción porque se habían formado muchas espectativas en torno a esa revista.

Supongo que es difícil compatibilizar la calidad de las publicaciones con la constante y majadera insistencia de los lectores de saltarse a lo más actual e ir si es posible, casi a la par con el material norteamericano.

"Ignición" fue una revista interesante para mi, principalmente porque supuestamente serviría para explorar de mejor manera la personalidad de Wally, sin embargo creo que Johns fue haciendo al personaje cada vez más plano y le quitó el atractivo que le dieron tipos como Messner Loebs y Waid, no digo que fue siempre así, pero hacia allá lo llevó. Claramente le resultaba más interesante escribir sobre los villanos y por eso fue tan decepcionante el que la guerra de villanos resultase simplemente en otra confrontación entre Flash y Zoom.

Bicho Azul dijo...

No tengo la suerte de haber leido la etapa previa a Blitz y lo posterior a Ingition con la esparanza de leerla impresa,m aunque sea por Planeta.

De todos modos, Arranque tuvo un enfoque visual interesante que no habia vistio previamente en Flash.

Y estamos de acuerdo que el Flash de Waid es insuperable...

Esteban Pedreros dijo...

Lo de Waid me gustó mucho, tuvo una etapa superlativa entre "el Regreso de Barry allen", y el término de "Dead Heat", de ahí en más la serie no alcanza más el mismo vuelo.

Lo que hizo Johns entre el 170 y el 200 de Flash fue igualmente buenísimo, pero de ahí en más se chacreó.

Lo de Alberto Dose estuvo bien por el deseo de darle un aire mundano a un personaje que es colorido por esencia, es probablemente el dibujante más extraño que pudieron encontrar para marcar una diferencia abrupta de estilos en la seri, pero luego viene Howard Porter que a mi no me gusta para nada.